Muchos tenemos conceptuado WordPress como uno de los mejores gestores de contenido del planeta y como una muy buena opción con la que trabajar, independientemente de quién sea el usuario y su finalidad; Una empresa que publica contenidos o un particular que vende sus productos, por ejemplo.

Pero, ¿Cómo ha conseguido llegar hasta aquí?, ¿Qué tiene de especial y por qué confían en él millones de profesionales y empresas?, ¿Está relacionado ese éxito con la calidad de los contenidos que en él se publican?

La evolución que ha sufrido desde su creación hace poco más de una década ha sido una auténtica demostración de fuerza y empeño por convertirse en lo que es hoy: La mejor decisión para gestionar los contenidos de tu Web o blog, de hecho, pocas opciones se podrían comparar con él.

Aquello que comenzó siendo un pequeño gestor de contenidos, colaborativo y sustentado por una pequeña comunidad que permitía que fuera una herramienta interesante si lo que pretendíamos era lanzar nuestro primer blog, pasó a diferenciarse del resto en muy poco tiempo.

¿La clave? Ofrecerse y presentarse como un potente recurso sin discriminar a nadie, es decir, funcional 100% para cualquier tipo de negocio y finalidad. Por eso hoy cuenta con miles de plantillas responsive, cientos de miles de plugins que aportan personalidad y funcionabilidad a la web, y con una aplicación que va mucho más allá de la posibilidad de crear un Blog, todo sustentado por una comunidad que supera los 70 millones.

¿Sería el candidato en el que confiar nuestro proyecto o Blog?

WordPress permite adaptar nuestra estrategia de marketing, permite incorporar diseños web funcionales, permite modificar las estructuras de las páginas para adaptarlas al gusto del cliente y las necesidades de la empresa, e incluso incorpora toda clase de complementos que nos facilitan el trabajo a la hora de gestionar y viralizar los contenidos. Sin lugar a dudas, es la solución ideal para aquellos que desean lanzar un blog, incrementar y mejorar su marca personal, o crear una tienda online, entre otras cosas.

¿Y el contenido?, ¿Qué pasa con él?

Lo único que no puede, ni podrá, garantizarnos WordPress es el éxito del proyecto ni la calidad que queramos ofrecer a los lectores. Esta responsabilidad recae en los que dedicamos nuestros conocimientos y experiencia obtener el mayor rendimiento cuando nos enfrentamos al fondo blanco de cualquier editor de texto como Word, tarea que se ameniza enormemente cuando te encuentras ante gestores de contenidos tan completos como lo es WordPress, que te ayudan a mejorar aspectos visuales y estructurales una vez has dado rienda suelta a tu ingenio y creatividad redactando.

Ahora bien, disponer de recursos y una larga lista de herramientas que nos ayuden a promocionar contenidos, a viralizarlos en las redes sociales e incluso mejorarlos visualmente o posicionarlos en los buscadores, no quiere decir que todo eso vaya a mejorar la calidad con la que hemos preparado el texto. Esta cualidad es de cada uno de nosotros y depende directamente de las ganas que tengas de sentarte delante del teclado y echarle horas.

La calidad de los contenidos es única y exclusivamente una responsabilidad tuya

Por mucho WordPress que tengas, no ofrecerás calidad ni originalidad si no te dedicas al 100% en la tarea de la redacción. Conozco mucha gente que, por falta de tiempo, falta de conocimiento o desgana, delegan esta tarea en alguien que sí se vea capaz de afrontarlo y ofrecer un mínimo de garantías. Y claro, WordPress sumado a calidad sí pueden garantizar un éxito a medio largo plazo, pero no lo olvides, lo primero y más importante es lo que ofreces a los demás, y eso solo se consigue dando algo interesante que leer, ofreciendo un texto de calidad que invite a seguir.

 

 

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn