Trabajar gratis; Una moda absurda

Hoy me apetece escribir sobre este punto; Trabajar gratis, algo que permite que algunos se aprovechen y otros tontos lo permitan. Un titular curioso a la vez de absurdo, ¿No crees? Pues sucede, y mucho más de lo que te imaginas.

Lo he vivido dos veces esta semana, ¡He batido todos los récords! Ha sido muy cómica la situación y como era de esperar, no me han contratado. Una pena tremenda; desde entonces no como, no salgo a la calle y esta mañana cuando estaba a punto de saltar 5 escalones de golpe al son de “Adiós mundo cruel”, me he detenido y he dicho: “Aguanta Garrido, antes de hacer tú también el pringado, escríbete algo.

Me he reído mucho, pero si es cierto que estoy sorprendido. Pasmado por la cantidad de tontos que deambulan por la red cediendo a las exigencias de este enorme grupo de egoístas que piden tu trabajo a cambio de nada.

¿Quiénes son los egoístas?

Cualquiera que tenga el valor de contactar con un diseñador, redactor, programador, etc. Y tenga los santos bemoles de pedir un trabajo de forma completamente gratuita para poder “valorar” la calidad de su labor. Asegurando una remuneración en el segundo pedido, siempre y cuando la primera entrega (GRATIS) haya sido de su agrado.

Eso sí, como condición, en caso de que seas bueno y te pidan más encargos en un futuro, “ya que te hacen el favor de contratarte y pagarte por tu trabajo”, que tengas la consideración de hacer un descuento. ¡Faltaría más señora, si quiere voy a su casa y le limpio el coche!

Cualquier espabilado de estos puede poner un anuncio en el que se solicita una prueba sobre un determinado proyecto, ¿Sabes cuántos trabajos le llegan completamente gratis? Una barbaridad. Y todos ellos, con propiedad intelectual incluida.

¿Y quiénes son los tontos a los que les gusta trabajar gratis?

Pues todos aquellos que permiten que esto suceda y aceptan el valiente reto de trabajar por absolutamente nada.

El problema no es que existan explotadores, idiotas ha habido y habrá siempre. El verdadero problema es ese trabajador que, por conseguir una oportunidad, es capaz de redactar textos durante una semana, elaborar todo un plan de contenidos, diseñar una web o crear una campaña de marketing por el módico precio de lo que vale la frase: “Ya veremos más adelante.”

Que tu trabajo hable por sí solo

Cuando la necesidad aprieta, muchos serían capaces de hacerlo gratis si eso permite que en un futuro perciban una remuneración que les permita traer la comida a la mesa. Esto me recuerda a Will Smith en “En busca de la felicidad”, cuando entra a trabajar en prácticas durante meses y gratis, mientras espera su oportunidad. Lo triste de esto es que la vida no es una película, es peor.

Yo digo que no. Que ya está bien de que la gente se intente aprovechar del talento de unos pocos y el argumento de siempre: “Es una oportunidad.” ¡Oportunidad la que ellos pierden!

Si eres bueno, demuéstraselo con tu trabajo ya hecho, que aprendan a confiar en ti al igual que lo hacen cuando van a un Restaurante. Si les gusta, que repitan. Y si no, ancha es Castilla. Tú no tienes por qué trabajar gratis.

No confundas las verdaderas oportunidades

Ahora bien, hay que saber diferenciar cuando una empresa de medio pelo o un particular se intenta aprovechar de nosotros, y cuando nosotros podemos aprovecharnos de la posición y prestigio de la empresa.

Esto último se llama publicidad, y la publi sí que requiere una inversión, o bien de tiempo o bien económica. Trabajar gratis puede tener diferentes puntos de vista:

Oportunidad: Ser fotógrafo y conseguir que publiquen un reportaje nuestro en una revista. Pues igual la inversión que tenemos que hacer aquí se traduce en un trabajo previo y gratuito.

No oportunidad: Que te llame un Wedding planner y quiera contratar tus servicios de forma completamente gratuita porque ha visto que tienes potencial y quiere darte la oportunidad de hacer el tonto otra vez.

Oportunidad: Que tengas la opción de publicar contenido en el suplemento dominical de tu periódico favorito.

No oportunidad: Que optes a una oferta de trabajo sobre un proyecto, te den el visto bueno y te pidan un plan de marketing completo sobre una empresa llamada Caraduras S.L. de forma gratuita, con el argumento de evaluarte.

Oportunidad: Acudir a una ponencia de tu sector profesional y tener la oportunidad de exponer tu trabajo.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Redactor de contenidos, ex-yonki del amor y ex-tremadamente feo. Me gusta escribir también en mis ratos libres.

  • Carlotta Méndez

    !Qué bueno! Me sucedió algo similar la pasada semana. Contactan conmigo para informarme que estaban interesados en mi servicio de redacción de contenidos, que me mandaban un titular y les mandase un texto original de 600 palabras y así *confirmaban* que les gustaba. Después de tenerlo, me confirman que está perfecto (Éste fue gratis). Y ayer me piden un descuento por pedir 4 textos a la semana, que me exceda de la longitud establecida y que debería enviarles textos “de prueba” para ir viendo si valgo o no para otros proyectos. Es una vergüenza cómo se aprovechan de la gente. Además, 2 euros por artículo de 600 palabras.