Mándalos a la mierda

Cuando no te entienden y hacen por no entender, cuando no muestran ni una pizca de interés, cuando te infravaloran, cuando te decepcionan, cuando te mienten, cuando se ríen de ti, cuando te toman el pelo… Mándalos a la mierda.

La vida nos pone en nuestro sitio, pero con algunos se ve que tiene un pacto de no agresión.

Te preguntarás qué he desayunado o quién me ha motivado a recomendarte tan osado consejo. Haces bien, yo también dudaría de mí si no fuera por lo fácil y reconfortante que resulta llevar a la práctica esta valiente recomendación.

Es todo y es nada

Para muchas personas, mandar a la mierda a alguien supone quedarse sin trabajo, supone perder un amigo o desestabilizar su pequeño ecosistema construido con mucho esfuerzo durante años… ¿Realmente es tan seguro no salir afuera y cambiar cosas?

Te contaré un secreto: Aunque se nos haya olvidado: Eres libre de hacer lo que quieras, puedes ir al trabajo y en el camino tomar otra dirección, nadie va a morir a no ser que seas médico y estés de guardia.

Planteo duda: Si no estás a gusto en tu actual situación, ¿Hasta cuándo piensas que tu mente y cuerpo aguantarán?, si no generas cambios no obtendrás resultados. ¿No hay algo en tu interior que desea romper con aquello que le está perjudicando?

Lo que hace tu mano derecha no lo debe saber la izquierda.

No es cuestión de engañar ni de decepcionar a nadie. Solo se trata de seguir mirando por ti. Ya que nadie lo va a hacer mejor que tú, es bueno saber que, prometan lo que prometan, saca el máximo provecho posible y guarda siempre un As bajo la manga. Lo que viene siendo:

En el trabajo: ¿Te tienen sometido y ves que tu paciencia se agota? Sigue todo lo que puedas, extrae todo conocimiento posible y valora la parte positiva: Experiencia y contactos. Pero no dejes de buscar/generar alternativas que mejoren tu estado profesional actual. No te sientas culpable, cuando al jefe no le va bien, el primer señalado para reequilibrar las pérdidas vas a ser tú, sin ningún tipo de remordimiento.

En el amor: ¿Te tienen sometido aquí también? A veces es aconsejable mandarlos a la mierda y volver a ser felices. En otras hace falta comunicación…

Hay una cosa que a veces pasamos por alto: El tiempo no se recupera

El presente es presente hasta que se convierte en pasado, y cuando esto sucede, no podemos volver para recuperar un momento, modificar una situación o reconsiderar una oportunidad fallida. Estaremos perdiendo calidad de tiempo, de nuestro tiempo.

No lo pierdas con aquello que no merece la pena. Persigue tus objetivos y pasa por encima de aquellos que pretenden limitarlos. Mándalos a la mierda; a los miedos, a las vergüenzas, a las personas tóxicas y todo aquello que lo único que hace es restar en tu vida.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Redactor de contenidos, ex-yonki del amor y ex-tremadamente feo. Me gusta escribir también en mis ratos libres.