Decidir cuándo escribir en el Blog siempre ha sido un quebradero de cabeza. Si buscas en la red algún consejo te darás cuenta de la variedad de opiniones y recomendaciones que existen. Que si es mejor por la mañana a primera hora, que si después de comer o incluso por la noche, cuando el resto de obligaciones del día han terminado.

Ahora bien, lanzo las preguntas: ¿Cuándo debo escribir en el Blog?, ¿Cuál es la mejor hora para sentarme y centrarme en el teclado? La respuesta es bien sencilla: Cuando tú consideres que puedes hacerlo.

No puedo hablar por los demás, pero muchos de los que tenemos tareas pendientes con el teclado las afrontamos durante la noche, cuando hemos terminado de trabajar o cumplir con las demás obligaciones. ¿Es acaso el Blog menos importante que el resto de tareas? Claro que no, pero si no nos organizamos y priorizamos podríamos perder aquello que suelo decir: La motivación bloguera.

Ahora bien, hacerlo durante la noche tiene sus pros y sus contras, como todo en esta vida. Y debes saber si te conviene aplicar mi consejo o buscar una alternativa más productiva para ti. Escribir en el Blog por la noche requiere concentración, una capacidad que puede verse mermada por lo que hayamos hecho durante el resto del día, es decir, si cuando llegas a casa te encuentras literalmente KO, no te aconsejo ponerte a escribir, quizá sería mejor enfrentarse al Blog durante la mañana, cuando te levantes y hayas desayunado, con la mente más despejada.

Bajo mi humilde opinión y en función de mi método actual, aquí van las ventajas de escribir por la noche:

  • Nadie molesta: Los vecinos ruidosos están durmiendo, los niños no gritan y el teléfono está totalmente fuera de servicio.
  • Mayor concentración: Al no existir interrupciones ni distracciones, me puedo quedar el tiempo que haga falta frente al teclado, totalmente concentrado.
  • Fin del día: Ya he terminado de trabajar fuera, ya no hay recados para ese día y nadie me va a pedir nada más, por lo que no tengo que ocupar mis pensamientos en ello.
  • Silencio: La noche es el mejor momento del día para prescindir de los ruidos de la calle e incluso los de la propia casa. Todo el mundo está cenando, durmiendo o viendo la televisión.
  • Más tiempo a mi servicio: Repito que, en mi caso particular, el cansancio no me influye ni impide sentarme a escribir para mi o por los encargos que tenga, por lo que dispongo de todo el tiempo que quiera para recabar información y redactar con lógica y buen gusto (creo).

Ahora depende de ti, analiza cuándo crees que puedes rendir mejor y dale caña al Blog. Y si tienes dudas, recuerda que nada te impide ir probando unos días diferentes tramos del día. Así podrás contrastar resultados y conocerte mejor, algo que influirá positivamente en tus textos.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn