Creer que puedes supone medio camino

Me compré una bicicleta porque vi a un tal Valentí Sanjuan pedalear y motivar como nunca antes había visto. Lo hice porque sentía que había algo dentro de mí que me pedía hacer deporte de resistencia y mejorar mi estado físico. Creer que puedes es el tema en el que hoy me centraré.

Mi bicicleta lo sabe

Me compré una bicicleta porque sabía que la terapia del deporte ayuda al cuerpo a evadirse, ponerse en forma y afrontar los problemas de la vida de otra manera.

Puede parecer una tontería lo que te estoy diciendo, pero ¿Cuántas veces te has quedado en el intento de hacer algo?, ¿Y cuántas veces te ha martirizado la sensación de frustración por no haberlo llevado a cabo? Aunque solo fuera intentarlo…

La primera vez que vi a Valentí pensé que estaba loco, ahora tengo total seguridad de que así es. Pero personas como él son las que nos ayudan a dar el paso cuando tenemos dudas o andamos un tanto perdidos. Son ese empujón que necesitamos en el momento adecuado.

Con mi bicicleta nueva fui feliz. Llegué a casa y estaba como loco para que llegase el fin de semana y poder sacarla. Y así fue… ¿Sabes qué sucedió en mi primera travesía? De la emoción, no sentí el cansancio tan rápido, creía que podía llegar a más, pero me quedé tirado con una rampa en el muslo a mitad de camino.

¿Abandoné? Lo cierto es que ese día sí, demasiados kilómetros para el primer día. Y aunque las ganas por repetir me invadían la cabeza, mi cuerpo agujeteado pedía reposo, al menos un par de días.

Ahora salgo y soy capaz de volver sin morir en el intento. Cada vez unos cuantos kilómetros más, cada vez mejora la respiración y los músculos responden mejor. Constancia amig@ mí@.

El no haberlo intentado habría supuesto un nuevo quebradero de cabeza. Sería el martirio de ver como mi estado físico va empeorando a la vez que la mente se va saturando.

Llevarlo a cabo, superar los miedos y creer que puedes proporciona una sensación de bienestar increíble.

Si un día no llegas, no pasa nada. Lo estás intentado y créeme cuando te digo que tarde o temprano lo conseguirás. La cuestión es creértelo. En la bici, en casa, en el trabajo y ante cualquier problema. ¿Crees que puedes?

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Redactor de contenidos, ex-yonki del amor y ex-tremadamente feo. Me gusta escribir también en mis ratos libres.